jump to navigation

Cuba es mas una promesa que una amenaza 15 marzo, 2007

Posted by haegeth in Socio-Político.
trackback

Acabo de encontrar un post sumamente interesane en un blog que me agrada mucho, el tercero de mi lista de Blogs Amigas y me pareció buena idea compartir con ustedes ésto:

Lorena, una científica mexicana que trabaja en Suecia, comparte con nosotros su traducción de una nota aparecida en la prensa sueca el pasado día 5. ¡Gracias, Lorena!

El blog de Lorena
http://rincon-lorena.blogspot.com

Nota de Lorena: Este artículo salió hace algunos días en el Dagens Nyheter. Me parece una buena reflexión de nuestra posición ante nuestro vecino del norte (USA) y la reciente visita de Bush a territorios latinoamericanos. Aunque varios escritores latinoamericanos han hablado sobre el tema y hay grandes libros al respecto, me ha parecido interesante conocer la opinión de un periodista europeo, cómo nos ven y cómo ven la problemática de América Latina ante el gran imperio de Estados Unidos. Este artículo trata particularmente sobre Cuba; sin embargo, podemos encontrar varias analogías con situaciones y problemáticas mexicanas. Gunnar tradujo el artículo del sueco al inglés y yo traduje del inglés al español.

Cuba es más una promesa que una amenaza
Mikael Wiehe
5 de marzo de 2007
El otro día dije dos cosas a una revista sueca:
Primero: Cuba es el país latinoamericano en el cual, durante los últimos 40 años, se han defendido mejor los derechos humanos.
Segundo: Los peores crímenes en contra de los derechos humanos en Cuba han sido cometidos por parte del ejército norteamericano con base en Guantánamo.
Parece que estas opiniones han sido controversiales, así que permítanme explicar, si es posible hacerlo de una manera más clara, los puntos aquí expuestos.
No considero a Cuba como una democracia en el sentido de un tradicional parlamento europeo de occidente, pero tampoco creo que Cuba sea una dictadura comparable con la Unión Soviética de Stalin, la China de Mao Tsetung, el Uzbekistán de Karimov o la Burma de los generales. Creo que podemos encontrar mayores semejanzas con algo que podríamos nombrar “reino de un solo hombre educado”, por ejemplo Suecia bajo el mandato de Carlos XI, o Prusia bajo el de Federico el Grande, con una mezcla de influencias de diferentes organizaciones de masa.
Estoy igualmente en contra de la tradición del caudillo en Latinoamérica. Quiero decir los hombres que esgrimen el poder década tras década. Creo, también, que el número de prisioneros de conciencia en Cuba (69) reportado por Amnistía Internacional es demasiado grande.
También quiero decir que Cuba (con todos sus errores en forma de pobreza material, mala burocracia, una maquinaria de poder aislada y parcialmente militarizada, censura de noticias que vienen fuera del país, una libertad de expresión mutilada, un líder revolucionario que no se atreve a dejar el poder y un gran recelo en contra de algunas personas que critican la revolución), en contra de todas las apuestas, ha logrado alcanzar asombrosos resultados en algunas áreas: el mejor servicio médico para su gente en el continente, que comparte generosamente con otros países pobres; un alto desarrollo en el sistema educativo, abierto a estudiantes extranjeros; vivienda para todos; analfabetismo exterminado; cuidado de la naturaleza y el medio ambiente premiado por la Organización de las Naciones Unidas; más un movimiento cultural variado. Y todo esto a pesar de 40 años de bloqueo por parte de Estados Unidos, que la ONU condena año tras año.
Es importante saber esto para comprender la enorme atracción que Cuba ejerce en cientos de millones de personas en Latinoamérica y otras partes del mundo. Para ellos, esta relativa prosperidad en Cuba es un sueño imposible de alcanzar en su propia vida.
En contra de la postura estadunidense de democratización de Cuba, la gente ha visto que esta democratización tiene un significado en Afganistán; ha visto que tiene un significado en Irak; s
abe que el apoyo de Estados Unidos para la democracia significa un Chile de Pinochet, una Argentina de Videla, un Haití de Papa Doc, una República Dominicana de Trujillo, un Paraguay de Stroessner, una Nicaragua de la dinastía Somoza, dictaduras en Brasil, Perú, Guatemala, Uruguay, El Salvador, entre otros países: cientos de miles de personas asesinadas, millones torturadas y todavía millones intentando escapar de su propio país, por no mencionar aquellos condenados a sufrir pobreza, enfermedad, escasa educación y muerte prematura por las políticas económicas.
Esto es también de común conocimiento en, por ejemplo, Vietnam, Laos, Camboya, Siria, Indonesia, Irán, Irak, Ghana, Congo, Zaire, Marruecos, Arabia Saudita y Sudáfrica.
No mucho tiempo atrás, Estados Unidos apoyó activamente la dictadura de Grecia, España y Portugal. ¡Hay mucha gente en el mundo que por buenos motivos desconfía de Estados Unidos como garantía de democracia y libertad!

Cuando hablo de esto, acerca de Cuba, mis enemigos me acusan de “relativismo”, por tratar de justificar algo comparándolo con peores cosas.
No pienso que lo uno justifica lo otro, pero definitivamente pienso que puedes decir “no, gracias” a la posibilidad de comprender, cuando no pones las cosas dentro de su contexto histórico, político y geográfico. Como bien saben, hay diferentes grados en el infierno.
Cuando la fotografia de la tortura en la prisión de Abu Ghraib fue difundida en el mundo, el Pentágono, la Casa Blanca y algunos periodistas suecos trataron de explicar las cosas que habían pasado como un error por enfermedad mental de algunos soldados. De la misma manera, los liberales, dentro y fuera de Estados Unidos, han tratado de explicar el campo de prisión de la base de Guantánamo como un error en el sistema de justicia norteamericano. ¡Pero Guantánamo es más que un error! Tomemos en cuenta que la misma CIA, en un reporte a los parlamentos de la Unión Europea, declaró un mes atrás, sin lugar a dudas, que Guantánamo (como la base de Bagram en Afganistán y la prisión de Abu Grahib en Irak) es el camino de la actual administración Bush para señalar a la comunidad mundial que ellos se toman el derecho de arrestar a cualquiera, en donde sea, a la hora que sea (hasta en el aeropuerto de Estocolmo). Se toman el derecho de llevarlos a donde ellos quieran y de hacer con ellos lo que consideren apropiado en el momento, incluyendo todos los tipos posibles de tortura, infligida por ellos mismos o por sus amigos. Nadie debe sentirse nunca realmente seguro. Pero Estados Unidos, la CIA y la cámara de tortura son una realidad que ningún liberal quiere reconocer.
La gente en Latinoamerica y el mundo lo sabe. Y esta es una razón del fuerte apoyo que Cuba recibe actualmente de diferentes países en la tierra.
Es algo bueno que, en Suecia, nosotros no padezcamos la influencia emocional que se vive en Latinoamérica y Miami cuando se trata de Cuba, por lo cual creo debería ser posible discutir el asunto sin dramatizar demasiado.
Si la discusión debería sólo considerar a Cuba, creo que esto es posible. Pero, a como yo veo la situación, la problemática es más grande, ya que estoy hablando del antagonismo entre, por una parte, las grandes (casi siempre propiedad de Estados Unidos) compañías multinacionales que demandan las máximas ganancias para sus accionistas; y, por otra parte, los derechos individuales de las personas: la libertad, la seguridad, la justicia y el bienestar de los diferentes países.
¡Lo básico de esta discusión es el asunto de la legitimación del nuevo orden mundial con un nuevo liberalismo! Esto se puede ver claramente en el crecimiento de Latinoamérica, donde los movimientos populares han votado por diferentes formas de gobiernos socialistas, y que, a pesar de grandes diferencias, todos los países están unidos por un fuerte deseo de independencia del gran vecino norteño.
Aquí es donde Cuba llega a ser una inspiración y una promesa para esos países; pero, para las compañías transnacionales (USA), Cuba es una amenaza la cual tiene que ser derrotada en todos los sentidos, inclusive con un bloqueo comercial, intentos de invasión, guerras biológica y química y… asesinato.
Deseo, asumo, que la oposición del ala derecha en Suecia sea un mundo de ovejas y leones marinos caminando pacíficamente lado a lado. En el caso de Latinoamérica, parece que tal deseo es sólo una esperanza. El poder de las compañías norteamericanas sobre los países en el patio trasero, está básicamente basado en la violencia y la opresión.
Esto no ocurre “porque yo, Mikael Wiehe, lo digo”. Esto es lo que actualmente se discute en tribunales en Chile, Argentina, Francia e Italia.
Tengo la fortuna de haber crecido en un país en la parte rica del mundo que no ha sido blanco de las amenazas y las agresiones que ha pasado, por ejemplo, Cuba; en mi país hemos tenido casi 200 años de paz para desarrollar nuestra democracia, nuestro bienestar y nuestra libertad personal. No lo digo para jactarme, sino porque estoy profundamente agradecido.
Aunque también veo una conexión entre la defensa de los derechos en Cuba por su independencia y la defensa de diversos derechos que movimientos populares han llevado a cabo en Suecia. En ambos casos, lo opuesto es el apoyo a la ideología liberal que ve en la ganancia económica personal la única medida para el éxito de un país, escondiendo sus verdaderas intenciones detrás del eslogan “libertad y democracia”.
Creo que un alto inmediato al bloqueo comercial en contra de Cuba es la única y más

importante cosa que hacer para mejorar la vida de los cubanos en ambos lados de la bahía de Florida. Creo que el futuro de Cuba debe ser decidido en Cuba y no en Miami o Washington.

Comentarios»

1. Pp - 17 marzo, 2007

Muy interesante


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: